Antes y después de la reforma. Gracias al esfuerzo, trabajo y generosidad de sacerdote D. Bernardino, párroco del pueblo, junto a la colaboración de muchos pozuelenses se reformó la Iglesia de Sant Pelayo. Cuna cristiana de la mayoría de la gente y espacio de encuentro todavía hoy.